Virgin Galactic ha concluido la primera etapa de diseño de su avión supersónico. A este anuncio se suma el acuerdo que ha llegado con Rolls-Royce para colaborar en el desarrollo de la tecnología de propulsión de motores.

De esta forma, la compañía aeroespacial, que está integrada en el conglomerado empresarial fundado por Richard Branson, pone de manifiesto su propósito de superar la barrera del sonido. Tal como hiciera en el siglo pasado el Concorde, cuyo último vuelo tuvo lugar el 24 de octubre de 2003.

Sin embargo, tecnológicamente, el vuelo supersónico no es difícil de lograr. Pero, el desafío sigue siendo ofrecer un servicio asequible, menos contaminante y, lo que es más importante, sin las explosiones sónicas que producía la legendaria aeronave ya desaparecida. 

PARÁMETROS BÁSICOS

En este punto, el Mission Concept Review (MCR), donde ha estado involucrada la NASA, es un paso adelante en el desarrollo de una nueva generación de aviones supersónicos.

No en vano, supone que, en función al trabajo de investigación y análisis realizado, este concepto de diseño pueda cumplir con los requisitos y objetivos necesarios en este tipo de aviones.

El Concorde provocaba una explosión sónica durante su vuelo.
El Concorde provocaba una explosión sónica durante su vuelo.

Así, los parámetros básicos del diseño inicial incluyen una aeronave de ala delta certificada para alcanzar Mach 3, es decir tres veces la velocidad del sonido (3.704,4 km/h).

Tendría capacidad para entre 9 y 19 personas y volaría a una altitud superior a 60.000 pies. Además podría incorporar diseños de cabina personalizados para satisfacer las necesidades del cliente, incluyendo asientos de negocios o de primera clase.

PRÓXIMOS PASOS

Superada la MCR, la siguiente fase consiste en definir arquitecturas y configuraciones específicas del sistema. Para llevarla a cabo habrá que ​​determinar los materiales a usar en el diseño y fabricación de la aeronave.

Las regulaciones civiles indican que las aeronaves civiles solo pueden ser supersónicas sobre el agua.

Además, el equipo abordará también los desafíos relacionados con la gestión térmica, el mantenimiento, el ruido, las emisiones y la economía. Todas ellas, cuestiones claves en los vuelos comerciales de alta velocidad rutinarios.

Por otro lado, Virgin Galactic está diseñando el avión para una variedad de escenarios operativos. El avión despegaría y aterrizaría como cualquier otra aeronave comercial, integrándose en la infraestructura aeroportuaria existente y en el espacio aéreo internacional.

SOSTENIBILIDAD

El diseño también tiene como objetivo ayudar a abrir el camino hacia el uso de un combustible sostenible de última generación. En definitiva, la filosofía se orienta a hacer que el viaje a alta velocidad sea práctico, sostenible y seguro garantizando a su vez la comodidad y confianza del usuario.

El diseño inicial de Virgin Galactic es una aeronave de ala delta certificada para alcanzar Mach 3 (3.704,4 km/h).
El diseño inicial de Virgin Galactic es una aeronave de ala delta certificada para alcanzar Mach 3 (3.704,4 km/h).

Por este motivo, Virgin Galactic está trabajando en estrecha colaboración con las comunidades reguladoras internacionales para garantizar el cumplimiento de las normas ambientales y de seguridad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here