Vivir más allá

0

Raúl Sánchez Pool, Director de Style International

A Michael Caine un periodista le preguntó una vez ¿Cómo se siente al cumplir años? a lo cual, con sentido del humor,  respondió el actor británico “Bueno, considerando la otra alternativa,  ¡fantástico!”.

Según las Naciones Unidas, por primera vez en la historia, hay más personas en la Tierra mayores de 65 años que menores de cinco años. 

Este dato plantea un problema demográfico de gran envergadura que amenaza la sostenibilidad del Estado del Bienestar en las economías más desarrolladas del planeta.  

Porque la vida se prolonga mientras disminuye la tasa de natalidad, que cae en picado en todas partes del mundo a excepción del África subsahariana. 

La longevidad creará hogares multigeneracionales y fuerzas de trabajo de diversas edades. De este modo, la proporción decreciente de jóvenes a viejos reescribirá los contratos sociales y nos obligará a repensar toda la noción de familia. 

La Oficina Nacional de Estadísticas de Gran Bretaña estima que uno de cada tres bebés nacidos hoy en el país van a vivir 100 años. Y algunos científicos creen que la gente podría incluso alcanzar los 150. En este punto, los avances en Biología y Neurociencia ayudarán a mantenernos jóvenes por más tiempo.

Porque la esperanza de vida a los 65 años de edad aumentó 20 veces más rápido entre 1970 y 2011 que lo que había hecho entre 1841 y 1970.  

Pero, a pesar de esto, la sociedad no se ha puesto al día para vincular las edades de jubilación con la esperanza de vida, siendo muchos los empleadores reacios a contratar a personas mayores de 50 años. 

Sin embargo, la edad promedio de los fundadores de las empresas emergentes de mayor crecimiento en los Estados Unidos es ahora de 45 o 47 años.

Además, BMW aumentó la productividad y bajó el ausentismo cuando creó una línea de producción para trabajadores cualificados de más de 50 años.

Aunque no solo en el ámbito laboral necesitamos desafiar nuestras propias actitudes y enterrar los prejuicios que hemos construido contra la senectud. 

Por ejemplo, la industria del entretenimiento se preocupa en llegar a audiencias más jóvenes, a pesar que las personas mayores tienen más tiempo y dinero, y están creciendo en número.

Pero no todos envejecemos igual. Cuando cumplen 80 años, el tercio más rico de los británicos apenas comienza a experimentar las limitaciones que las personas en el tercio más pobre sufrían a los 70. 

Por lo que reducir esas brechas es una de las misiones de justicia social más importantes de nuestros tiempos. Para ello se requerirá de un enfoque radical en lo que se llama conductas de estilo de vida. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here