Lorenzo Márquez y Gloria Castellano.

¿Qué zapatos usar durante el verano? En este año tan especial el estío ha llegado muy rápido y nos ha pillado con la costumbre de usar demasiado las zapatillas: para estar en casa, para correr, para salir a comprar

PIES SENSIBLES

Ahora que toca volver al trabajo o comenzar las vacaciones, los más afortunados, el pie se encuentra prisionero o incluso más sensible que en otras ocasiones.

Parece entonces que lo mejor sería empezar a llevar un zapato muy abierto, “descalzo”, para que nuestros pies continuaran el camino que les ha marcado la falta de actividad. Y aparecen las chanclas como alternativa.

Pues quiero recordaros una artículo que se publicó al respecto en El País en el 2018 y en el que indica Raquel González Cabrera, podóloga de la unidad de biomecánica podoactiva del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela.

En el mismo advertía que las chanclas de goma son adecuadas para piscinas porque ayudan a evitar el contagio de hongos y papilomas, pero fuera de ellos provocan gran inestabilidad y pueden causar la fascitis plantar. Esto es, una inflamación de la fascia plantar —una fuerte y gruesa lámina de tejido fibroso situada en la planta del pie— aclara la podóloga.

FASCITIS PLANTAR

El abuso de las chanclas puede provocar fascitis plantar
Las chanclas de goma son adecuadas para piscinas pero fuera de ellos provocan gran inestabilidad.

“Aunque una fascitis plantar también puede aparecer después de largos períodos de reposo, como estar varias horas sentado en la oficina o por un exceso de carga en el pie causado por correr largas distancias, andar sobre terrenos desfavorables o tener sobrepeso, el uso de calzado inadecuado —con una suela demasiado plana o una sujeción deficiente del arco plantar o del talón— es uno de los motivos más habituales”.

Además, cuando usamos excesivamente las chanclas, los dedos generan un sobresfuerzo para poder agarrarse a la parte delantera del calzado: “Esta sobrecarga de los músculos internos puede acentuar el desarrollo de lesiones como los dedos en garra, juanetes o metatarsalgias —que es un dolor en la zona anterior del pie—”

SUELAS NATURALES

La segunda reacción del pie al calor es el exceso de sudoración, que es fundamental para la regulación de nuestra temperatura corporal, pero que en exceso se convierte en algo muy incómodo e irritante.

En este sentido, calzar suelas de goma no es lo más recomendable. Las suelas naturales: la piel, el esparto, facilitan, por su gran poder absorbente, la transpiración del pie.

Las suelas naturales son recomendables para los zapatos en verano
Las suelas naturales son recomendables para los zapatos en verano.

Y lo mismo sucede con la piel. Es muy importante que todo el zapato sea de piel, tanto exterior como interiormente (cuidado: observar las etiquetas identificativas que son obligatorias), un forro de plástico recalienta nuestra piel y puede causar sensación de quemazón al caminar.

También quiero recordar que la limpieza del interior del zapato es muy importante. Ahora que nos han convencido de que limpiar las suelas antes de entrar al domicilio es importante para prevenir contagios, del mismo modo, conviene limpiar el interior para prevenir infecciones. ¿Cómo?, muy sencillo: esponja, agua y jabón de manos y dejar secar al aire.

LIMPIEZA

En Lorenzo Márquez y Gloria Castellano podéis encontrar zapatos en piel natural adecuados a vuestros pies para este verano y para los próximos, pues con un buen mantenimiento, nuestros zapatos te durarán por años, con lo que estarás ahorrando dinero, tiempo y emisiones de CO2.

Feliz verano.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here